Varones con practicas hetero y no ha transpirado homosexuales rechazan la epiteto bisexual. Por que el miedo a acontecer estigmatizados?

Varones con practicas hetero y no ha transpirado homosexuales rechazan la epiteto bisexual. Por que el miedo a acontecer estigmatizados?

Una escena sobre ‘Brokeback mountain’.

Hombres heterosexuales con relaciones homosexuales que reivindican su exigencia de heteros. Nunca se intenta de un trabalenguas y En Caso De Que lo piensan detenidamente tampoco seri­a algo nuevo, sino tan primitivo como la humanidad. Presos que, debido a su imposibilidad de quedar con chicas, practican el sexo con companeros de celda por motivo de que ‘son bastante machos’, como reflejaba la magnifico novela Hombres carente femina, de el cubano-gallego Carlos Montenegro. Militares asi­ como Incluso sacerdotes, que nunca dudan posteriormente en exhibir desde el pulpito su nada escondida homofobia.

Recientemente, este engendro ha vuelto a partir a la destello a raiz de el trabajo de investigacion que ha llevado a cabo un sociologo sobre la Univer d de Oregon, Tony Silva, dentro de un grupo de varones blancos que viven en un vi­a rural, todo el mundo los elementos de el analisis pertenecian a las areas de Missouri, Illinois, Oregon, Washington o Idaho– sitios conocidos por su ideologia conservadora–; que se definen igual que heterosexuales –muchos estan casados y no ha transpirado con hijos– asi­ como que, no obstante, poseen sexo con las companeros, si bien no se identifiquen Con El Fin De ninguna cosa con alguien de las protagonistas sobre Brokeback Mountain (2006).

La intencion de Silva, como comenta a S novedad, era examinar el engendro desplazandolo hacia el pelo “relacionarlo con los multiples elementos que afectan a la identidad sexual como la cultura, el contexto social, el lugar, la ocasion historico desplazandolo hacia el pelo las interpretaciones personales. De hecho, las identidades sexuales, tal igual que las conocemos en la actualidad en conmemoracion –heteros, gays, lesbianas, bisexuales, etc–, no han habido hasta mediados-finales del siglo XIX asi­ como la forma sobre entenderlas no seri­a la misma en todo el mundo. Aunque no solo eso, ademas, desplazandolo hacia el pelo igual que se ha visto en el analisis, seres con la misma civilizacion podri?n tener practicas sexuales similares sin embargo interpretarlas sobre maneras distintas, dependiendo de el valor que posean sobre su misma sexualidad”.

De Silva el termino ‘Bud sex’ (bud obliga algo mismamente igual que colega, companero) se aplicaria a “aquellas relaciones que sus participantes interpretan igual que ‘ayudar’ a un amigo -en la que esta exento el factor romantico-, entre hombres blancos y heterosexuales o, escondidamente, bisexuales. Encuentros secretos y sin asociacion ninguna con ideas como feminidad u homosexualidad. Por medio de la interpretacion compleja, las participantes poseen sexo con varones, algo comunmente nunca compatible con la heterosexualidad o el acostumbrado concepto de masculinidad”.

Pienso Ahora lo que bastantes estaran pensando. Ok, hombres bisexuales que nunca desean admitir esta condicion, sin embargo la cosa nunca seri­a tan sencilla o puede tener diferentes interpretaciones. En el 2015, Jane Ward, profesora de Genero asi­ como Estudios en la Sexualidad de la Univer d sobre California, publico un ejemplar titulado Not Gay Sex between straight white men (No gay Sexo entre hombres blancos heterosexuales) en el que exploraba varias subculturas en las que se da lo que se podria seducir ‘sexo hetero-homosexual’. Y nunca short unicamente sobre militares o presidiarios sino desde hell angels hasta vecinos sobre barrios respetables y no ha transpirado conservadores. Ward busca en su libro muchas explicacion al engendro que no sean las muchas, desplazandolo hacia el pelo sobre Perogrullo, que se han cubo a lo extenso sobre la historia. La mas estrambotica desplazandolo hacia el pelo la de estas que menciona en su obra es una por parte sobre un sociologo sobre las anos 60, que argumentaba que los flirteos homosexuales sobre gran cantidad de maridos se debian a que puesto que la Iglesia Catolica prohibia utilizar condones y no ha transpirado bastantes matrimonios no querian tener mas hijos, el se veia obligado a explorar sexo con otros varones en los banos publicos. Otra tipica argumentacion seri­a la sobre esgrimir que nunca seri­a sexo en realidad sino ‘juegos’ o que la sexualidad dentro de varones es mas sencillo, acto asi­ como esta desprovista de sentimentalismo desplazandolo hacia el pelo, por lo tanto, de dificultades.

La portada de el libro ‘Not Gay sex between straight white men’.

Conforme cuenta Jane Ward a S actualidad, “los hombres heterosexuales sobre raza blanca, es decir, las que tienen el conseguir, tienen mucho que perder si reconocen sus deseos hacia el otro sexo, porque la masculinidad ha estado extremadamente especificamente definida a lo largo de demasiado tiempo y por motivo de que ha sido el unico y no ha transpirado apretado trayecto de acontecer un adulto sobre verdad. La atraccion hacia otros varones se ha percibido como algo mujeril, que resta autenticidad y no ha transpirado lograr al hombre, aunque esta indicacion nunca funciona con las hembras, que podri?n besar o manosear a diferentes sin 1 estigma asi­ como falto que se traspasen las fronteras, mas flexibles, sobre la normatividad sobre lo femenino”. Alguna cosa que confirma Silva que subraya que “la razon por la que Tenemos mas mujeres abiertas a tratar relaciones con el mismo genero seri­a por la heteronormatividad, que afecta sobre manera distinta a las dos sexos; ya que la heterosexualidad en el hombre esta mas firmemente atada a las diferentes formas de masculinidad”.

De hecho, como comenta Ward en su texto, varios sobre dichos varones heteros con praticas homosexuales, muestran tambien un exacto rechazo a los comportamientos gays que, en algunos casos, rayan la homofobia. En su investigacion muestra varios anuncios publicados por miembros de este conjunto en la parte de contactos de las periodicos norteamericanos en los que se repiten las expresiones “solo varones masculinos”, “porno estrictamente hetero” o “sin entrar en practicas gays”. Ideologia que el detective Torrente sentencio en aquella oracion ya mitica “ Nos hacemos unas pajillas?, ?pero falto nada sobre mariconadas, ehhh!”.

Lo que se afirman o nunca practicas gays entra dentro sobre la perspectiva bastante flexible asi­ como personal de el termino; puesto que, como comenta Tony Silva, “la mayoridad sobre los hombres que entreviste Con El Fin De mi estudio estaban casados y no ha transpirado mantenian sus practicas homosexuales en privado; salvo alguno que tenia una trato abierta con su pareja. Algunos asociaban el valor sobre ‘pe racion’ con ideas sobre feminidad u homosexualidad, aunque otros no. Pe rar o acontecer pe rado podia Asimismo destacar una diferencia Con El Fin De ciertos aunque no para todo el mundo y no ha transpirado ciertos diferenciaban dentro de la pe racion anal u oral; pero nadie cuestionaba su masculinidad o heterosexualidad en terminos sobre ser pe rado o no. Su interpretacion del sexo era la valvula de identificarse igual que hetero y viril, nunca sus practicas”.